SULO | Marca de contenedores ideales para el reciclaje

Contenedor 1700 Litros
Las imágenes son meramente ilustrativas, y no siempre formarán parte de nuestro catálogo de productos.

Compartir

SULO | Marca de contenedores ideales para el reciclaje

Categoría: Blog Comentarios: 0

Ya que uno de los más grandes problemas para las grandes ciudades de México es la basura y el manejo inadecuado de los residuos, resolver los retos en los temas de cuidado del medio ambiente es una tarea de gran importancia, en la que se involucran todos los sectores de la sociedad: industrias, pequeños comercios, gobiernos, escuelas e incluso los hogares. En este escenario, la mejor alternativa para combatir las problemáticas presentadas es la implementación de programas de reciclaje, especialmente cuando se consigue crear conciencia en la sociedad y un cambio en la mentalidad de las generaciones más jóvenes, ya que serán ellos quienes enfrenten los más graves daños del impacto medioambiental.

Dentro del mobiliario que se requiere para poder inculcar la cultura de cuidado medioambiental y reciclaje, se requieren contenedores de basura, siendo la marca SULO una de las recomendadas y utilizadas para estos fines. Esta marca cuenta con una historia de 76 años, ya que comenzó con sus operaciones en el año 1941 en París, y en su primera década de vida logró tener presencia comercial fuera de Francia, ampliando su oferta de contenedores para aplicaciones públicas y además comenzó a trabajar en programas de inversión para poder crear nuevos productos e implementar servicios innovadores al mercado europeo.

En la actualidad, tras haber cumplido 76 años de operaciones, la marca se ha posicionado como una de las más importantes del mundo entero, en la fabricación de contenedores para la gestión de residuos; además de este sector se enfoca en insumos para las necesidades de la industria de automoción, fabricando módulos para los componentes de la carrocería, así como sistemas de distribución para el almacenamiento seguro del combustible. Este último producto mencionado puede darnos una idea aproximada de la tecnología que se utiliza para la fabricación de sus productos, especialmente los contenedores para basura, que son altamente resistentes, seguros e higiénicos.

En los últimos años las más recientes implementaciones de la marca francesa se han orientado en el uso de materiales menos contaminantes, especialmente en los productos para vehículos, donde busca que sean más seguros, que tengan un mejor desempeño y que permitan que las ciudades sean más sustentables.

Pero eso no es todo, ya que SULO también ha ayudado a las distintas autoridades de varios países a mejorar los programas de recolección y manejo de desechos, modernizando los contenedores que se utilizan en los sistemas municipales para mejorar los sistemas de contenedores para con esto optimizar los costes que conlleva la práctica de la gestión de residuos. Además, la marca se ha comprometido para crear un crecimiento constante, que sea responsable y amigable con el medio ambiente, diseñando soluciones ecológicas para los contenedores que se utilizan para el manejo de residuos, con lo que planea reducir el impacto de la contaminación en el medio ambiente.

Constantemente los distintos sectores y organismos sociales ponen en marcha talleres de reciclaje y reutilización de desechos que pueden tener un segundo ciclo de vida, como el cristal, las latas o el cartón, así como para separar los residuos de forma más eficaz para eliminarlos más amigablemente con el medio ambiente.

Una realidad a la que nos enfrentamos como sociedad es que la basura nunca se termina, podemos eliminarla o almacenarla en otro lugar para esconderla de la vista de los visitantes, pero entre más personas lleguen, más basura habrá; para esto se recomienda:

Colocar contenedores adecuados para cada tipo de residuo. Podemos utilizar los contenedores de la marca SULO, los cuales podemos encontrar en diferentes colores; además del cesto se recomienda colocar etiquetas con el tipo de residuos que en estos se van a almacenar, así como cubrirlos con una bolsa de plástico, la cual de preferencia debe ser fabricada con materiales biodegradables, los cuales son menos contaminantes y perjudiciales para el medio ambiente y las especies que en él habitan.

Al contar con contenedores especiales, podemos invitar a la población o a un grupo en especial de personas como los visitantes de un centro comercial, a que desechen residuos que, de tirarse en cualquier lugar, pueden ocasionar una catástrofe medioambiental. Por ejemplo las pilas alcalinas, esas que utilizamos a diario para manejar el control remoto de la televisión, a pesar de ser de un reducido tamaño contienen una serie de metales pesados, como lo son el mercurio, litio, plomo, o cadmio; cuando dejamos en el basurero un par de pilas, o las juntamos para desecharlas, podemos provocar que los metales que contienen lleguen a la tierra o al agua y estas pueden ocasionar daños en los riñones, la dificultad para producir glóbulos rojos, además de daños en el desarrollo fetal; irónicamente las pilas más contaminantes son las más pequeñas, esas que suelen ocuparse para dar cuerda a los relojes.

Otros materiales como las baterías para autos, los focos ahorradores o los termómetros de mercurio deben ser llevados a basureros o lugares especiales, con el fin de que los componentes contaminantes que contienen sean extraídos y puedan reutilizarse; por ejemplo las baterías para auto contienen una cantidad considerable de plomo, que puede reutilizarse.

Los basureros especiales que forman parte de programas de reciclaje además de ofrecer una alternativa para el manejo de desechos como llaves metálicas, pilas, baterías para autos, focos ahorradores cuya vida útil ha finalizado y que contienen mercurio, entre otros, para ser desechados de forma amigable; pero también pueden incorporarse programas para llevar a cabo estrategias de aprovechamiento de los desechos orgánicos.

Los desechos orgánicos son aquellos que provienen de productos naturales, como las frutas; las cáscaras de la fruta o del huevo, las mazorcas sin dientes, frutos y vegetales que comienzan a echarse a perder, entre otros similares, pueden utilizarse para crear una composta que servirá de alimento para los jardines, macetas, árboles o simplemente como abono para la tierra que se utilizará para alimento de animales o para la siembra de vegetales u hortalizas. Esta forma de manejar los residuos naturales favorece el control del manejo de los residuos, la fertilización natural de las plantas, y además puede ayudar a las empresas a tener una mejor imagen, pues no sólo podrán contar con áreas verdes naturalmente cuidadas, sino que estarán llevando a cabo una acción de Responsabilidad Social Empresarial, que hoy en día son tan importantes para la competitividad de las empresas.

Otra estrategia de Responsabilidad Social Empresarial consiste en el uso de materiales embalados con alternativas al unicel, o, en vez de desecharlos al terminar de desempacarlos o de instalarlos, se pueden guardar para volver a utilizar dentro de las actividades comerciales o industriales; el mismo caso se da con el plástico, el cartón y el papel, materiales para los que se utilizan árboles como parte del proceso de fabricación, así como un gran desperdicio de agua.

La mejor forma de crear este tipo de programas y recolectar los residuos, es colocar los contenedores SULO en las entradas de los establecimientos o lugares donde se va a realizar la campaña de reciclaje, así como colocar varios cestos e incluso anuncios con grandes carteles para invitar a las personas a que lleven los residuos que resultan potencialmente peligrosos para el medio ambiente.

En ocasiones los establecimientos que crean programas de reciclaje cuentan con personal especialmente dedicado a vigilar el cumplimiento de los visitantes con respecto a las normas de desecho, ya que en México existe una escasa cultura de respeto y cuidado con el medio ambiente, por lo que pueden tirar basura orgánica en contenedores de inorgánica o de materiales a reciclar. Incluso es frecuente que se realicen campañas en las que se premia a las personas que llevan una determinada cantidad de materiales, o simplemente que cooperan con material de reciclaje, regalando semillas para plantar árboles o plantas en casa, pequeñas macetas, playeras o gorras, entre otros incentivos para que más personas se acerquen para participar.

En las instituciones educativas o centros culturales suelen realizarse este tipo de campañas enfocadas en los niños, con el fin de crearles desde pequeños la cultura por el cuidado y el respeto por la naturaleza, lo que fomentará en ellos el deseo de participar activamente en las acciones que día a día contribuyan a mejorar la calidad de vida de todos los miembros de su comunidad. Este tipo de campañas son una medida de prevención cuyo objetivo principal puede ser que los pequeños comprendan los riesgos relacionados con el mal uso de los recursos naturales y el cuidado que se les debe dar, así como el buen manejo de los residuos.

La base de la educación impartida en los programas de reciclaje son conocidos como las cuatro R’s: Reducir, Reutilizar, Reciclar y Recuperar, principios que son fáciles de recordar por los niños y puede ayudarles a conocer mejor la relación entre los seres humanos y el ecosistema formado por plantas, árboles y animales, que son seres vivos, y gracias a ellos es posible contar con la renovación de oxígeno y producción del alimento necesario para la subsistencia de todas las especies y para los seres humanos que dependemos de ellos.

En ZUMA somos distribuidores de contenedores de basura de la marca SULO y contamos con los productos necesarios para ayudar a nuestros clientes con sus programas de reciclaje, gestión y eliminación de residuos.


Acaba de agregar este producto al carrito:

Equipo de Zuma:
Mariel Mendieta
442 590 4593
Lourdes Hernández
442 126 1794

Los Cabos
Gabriel Arias
664 440 6396
Fuera de Horario
442 104 9013