¡No lo tires en el contenedor de basura! Haz un compost

contenedor de basura
Las imágenes son meramente ilustrativas, y no siempre formarán parte de nuestro catálogo de productos.

Compartir

¡No lo tires en el contenedor de basura! Haz un compost

Categoría: Blog, Contenedor de basura Comentarios: 0

Hola de nuevo lector, te saludamos con gusto todo el equipo que conformamos ZUMA, distribuidores de contenedor de basura y te damos la bienvenida a este espacio, en donde compartimos información relevante y de un tema que es (o debería ser) del interés de todos, los desechos, la basura.

El día de hoy queremos hablar de la basura que no es basura. Constantemente aprovechamos los elementos que la naturaleza nos brinda para obtener y/o producir cosas a nuestro favor, pero… ¿Qué le retribuimos notros? Se nos olvida que en la naturaleza no existe la basura, absolutamente todo lo que la misma naturaleza genera es de beneficio para alguien más, crecemos creyendo que los árboles producen oxígeno cuando en realidad es el desecho de su proceso, lo que nosotros respiramos es lo que ellos ya no utilizan; los excrementos de los animales son el alimento de la tierra, así como lo son también todos esos frutos, hojas y ramas secas, e incluso cuerpos sin vida de otros seres; todo se utiliza en la naturaleza y por complejo que esto pueda parecer, resulta muy fácil hacerlo desde casa y ser parte de este maravilloso círculo de aprovechamiento y de continuidad creando un compost casero.

¿Qué es el compost?

El compost o también conocido como “composta”, es el proceso mediante el cual los desperdicios vegetales, animales y orgánicos se descomponen y se transforman en tierra abonada, es decir rica en nutrientes. Se considera como materia orgánica todo aquello que tiene un proceso de putrefacción, la bosta, los alimentos, las hojas de los árboles, yerbas, etc.

¿Para qué es útil el compost y cuáles son sus beneficios?

En primer lugar es una excelente y ecológica acción, que no solo reduce sino que aprovecha los desperdicios orgánicos que generamos en casa, es una forma de hacer algo más que librarse de ellos, es una manera de obtener un beneficio y devolver algo a la tierra.

El abono que se genera en el compost es tierra en la que se pueden plantar semillas, puede agregarse esta tierra en macetas que ya contienen una planta y compartirles nutrientes naturales, es básicamente tierra fértil. La agricultura moderna utiliza agro-fertilizantes y una gran variedad de químicos que ayudan a que las cosechas sean mejores, el uso de abono hace que estas sustancias sean menos necesitadas y por consiguiente se producen alimentos más limpios.

Sumado a esto, este tipo de desperdicios generados en casa normalmente son mezclados con otra clase de desechos, volviendo imposible su tratamiento y aprovechamiento, así que qué mejor beneficio que el devolver algo a la tierra de la que tanto obtenemos, pero desde casa y con algunos elementos que usamos a diario y que podemos aprovechar para tener un hermoso jardín.

El compost aporta una serie de cosas positivas al suelo, ya que viene cargado de sustancias como el potasio, el nitrógeno y fosforo que son absorbidos por las plantas, elementos indispensables para la vida. Mantienen la tierra húmeda por más tiempo, lo que es beneficioso para lo que se está plantado; mantiene el suelo poroso dando espacio a la circulación del aire, estabiliza la erosión y optimiza la conformación del suelo, reduce la necesidad del uso de fertilizantes y permite que las plantas crezcan más sanas.

¿Cómo hacerlo en casa?

No es en realidad muy complicado, existen muchas formas de hacerlo y hay opciones para todos los tamaños, ni siquiera es necesario contar con un jardín, ya que es posible hacerlo en un departamento o dentro de una casa.

Un buen compost debe contar con distintos elementos como los colores cafés, basta con una mezcla de lo que se conoce como hojarasca, aserrín, trozos de madera, periódico muy bien molido o ramas de árboles. Colores verdes, que son los desechos orgánicos y vegetales que generamos en casa, cáscaras de frutos, hojas, raíces, tallos, etc. Tierra, es la que le proporcionará cuerpo y la que crea el ambiente que permite que esos deshechos se vuelvan tierra eventualmente. Por último, el secreto de la vida, el agua; mantener la composta húmeda (nada en exceso) ayuda a mejorar el proceso de transformación de la materia.

Si estás dispuesto(a) a cavar un hoyo en el jardín de tu casa para la composta, será muy sencillo, si no lo deseas, puedes entonces hacer lo mismo que harías si quisieras o tuvieras que tenerla dentro de casa:

Selecciona un recipiente del tamaño que deseas hacer la mezcla, puede ser una cubeta, un contenedor de basura o algo más grande; perfora el recipiente por los lados y por la parte inferior con agujeros de un centímetro o menos, esto ayudará a que la mezcla esté ventilada. Coloca este recipiente dentro de otro más grande y busca la forma de que quede un espacio de aire en la parte inferior, usar piedras para esto puede ser una buena idea. Rellena el espacio que se forma entre ambos recipientes, utilizando ramas pequeñas o madera, ya que esto ayudará a mantener caliente el compost y mejorar la descomposición.

Ahora, dentro del recipiente perforado coloca una primera capa de hojarasca, ramitas y trozos de madera para permitir el paso del aire. Añade posteriormente de forma alternada los desechos orgánicos con capas de tierra y coloca suficiente agua para humedecer la mezcla. Para finalizar, cubre el recipiente con la tapa correspondiente, un trozo de plástico o alguna otra cosa que te permita mantener caliente el compost.

Cada vez que agregues desperdicios cúbrelos con tierra, deja reposar y procura mezclar un poco cada dos semanas. En época de calor como el verano o la primavera, el compost tardará aproximadamente tres meses en estar listo para utilizarse. Saber si está listo es sencillo, toma un poco de tierra con tu mano, si no es posible observar nada de los desechos y el color de la tierra es obscuro, ¡Voila! Tenemos compost.

Dentro de los consejos complementarios que te podemos dar son:

  • Si la mezcla libera mucho un olor putrefacto, significa que necesita más aire y sobra humedad. Agrega tierra seca para que se disminuya el nivel de humedad y la tierra recupere su porosidad.
  • Si hay un olor a amoniaco proveniente del recipiente, quiere decir que en la mezcla hay demasiadas cosas verdes. Agrega más cafés, hojarasca o ramitas.
  • Cubre todo perfectamente con tierra para evitar las molestas moscas o mosquitos.

Ahora que tienes esta información, recuerda, no tires los desechos orgánicos en tu contenedor de basura, mejor crea tu propio compost para nutrir a tus macetas y tu jardín, te aseguramos que notarás la diferencia.

Si esta información te pareció útil, el equipo de ZUMA te invita a compartirla para que más personas conozcan esta sencilla forma de ayudar al planeta. Si buscas los contenedores de plástico de la más alta calidad, llámanos o visita nuestro catálogo.


Acaba de agregar este producto al carrito:

Equipo de Zuma:
Mariel Mendieta
442 590 4593
Lourdes Hernández
442 126 1794

Los Cabos
Gabriel Arias
664 440 6396
Fuera de Horario
442 104 9013