La importancia de separar la basura

contenedor de basura

Share this post

La importancia de separar la basura

Category: Blog Comments: 0

En fechas recientes se ha ido fomentando mucho la práctica de separar la basura; incluso, en algunas entidades de la República Mexicana, como la Ciudad de México, la clasificación de la basura en cuatro tipos distintos se ha vuelto obligatoria para todos los ciudadanos. Desafortunadamente, a pesar de todos los esfuerzos que se han ido haciendo, en la actualidad todavía no hemos logrado establecer en nuestro país una cultura de conciencia sobre la separación de la basura, y ya que a veces esta práctica de tener un contenedor de basura para cada cosa pudiera parecer muy latosa y complicada, es común ver personas que aún no conocen la importancia de separar nuestros desechos. Por eso, en esta ocasión traemos al blog de ZUMA un poco de información sobre la importancia de separar nuestros desperdicios y por qué esta costumbre puede beneficiar mucho al medio ambiente.

En grandes rasgos, podemos definir a la basura como ese material que es considerado un deshecho y que es necesario eliminar. En términos generales, la basura es un producto altamente contaminante y es un serio problema para los seres humanos en la actualidad, pues solamente en la Ciudad de México se estima que se producen casi trece mil toneladas al día, y la realidad es que simplemente ya no hay espacios para almacenarla. Es por eso que el reciclaje es una de las medidas ecológicas más importantes para la supervivencia de nuestro planeta, sin embargo, para esto es fundamental la separación de los desechos en contenedores de basura distintos, pues una vez que todos los desechos terminan revueltos en los tiraderos, los materiales que podrían haber sido rescatados y reciclados ya están contaminados y se vuelven inservibles.

Asimismo, el suelo de los terrenos que se utilizan para el almacenamiento de la basura normalmente se contaminan tanto que se vuelven infértiles y la vegetación termina por morir. También, el poco cuidado a la hora de tirar los desechos comúnmente termina afectando a los animales, quienes mueren ya sea por los efectos tóxicos de los productos químicos que terminan en sus ecosistemas, porque sus hábitats se usan como tiraderos, como ha ocurrido en los mares y océanos, o también porque accidentalmente ingieren alguna sustancia nociva como el plástico o incluso baterías, lo que, a largo plazo, puede inclusive llegar a provocar la extinción de algunas especies.

Además, también los ríos, lagos y el agua en general se ve contaminada, lo que resulta en la pérdida de ecosistemas, menos agua potable e inclusive es posible que las personas consuman agua contaminada sin saberlo y a causa de esto se enfermen. En este sentido, el continuar contaminando nuestro planeta va provocando que la Tierra cada vez se vuelva más pobre, menos fértil y con menos oportunidades de supervivencia.

Por todo esto, la separación de la basura se ha convertido en una de las pocas medidas preventivas que podemos tomar para disminuir y desalentar el daño que causamos al medio ambiente; pero, para poder separar todos los distintos tipos de desechos que generamos en un contenedor de basura individual para cada uno, es necesario que entendamos qué es lo que los hace diferentes. En primera instancia, todos conocemos la división básica entre desechos orgánicos e inorgánicos, pues los primeros son aquellos que provienen de sustancias naturales, y por lo tanto de descomponen y reintegran al medio ambiente de manera relativamente fácil y rápida.

En cambio, los desechos inorgánicos pueden tardar hasta miles de años en degradarse, de modo que nos encontramos con objetos cuya vida útil fue bastante corta pero que van a ocupar espacio y contaminar nuestro planeta durante muchísimo tiempo más. Un ejemplo de esto es el vidrio, que puede durar hasta cuatro mil años, aunque tiene la enorme ventaja de que puede ser reciclado y reutilizado; las baterías, por otra parte, tardan alrededor de mil años en degradarse y sus componentes son altamente contaminantes; el plástico delgado, como el que encontramos en las botellas de refresco, puede tardar entre cien y hasta mil años en degradarse.

Como consumidores, existen algunas medidas que podemos tomar para reducir nuestra producción de basura, como evitar el consumo innecesario de materiales que no se degradan y buscar reutilizar las cosas, ya sea las botellas donde bebemos el agua, las bolsas que usamos para cargar lo que compramos en los supermercados y eludir el desperdicio. Asimismo, es fundamental que separemos los distintos tipos de desechos que producimos en un contenedor de basura particular para cada uno, pues de este modo será posible reutilizar aquellos materiales que pueden ser reciclados y encontrar lugares apropiados para el almacenamiento de los desechos altamente contaminantes.

Como ya hemos mencionado, ya todos conocemos la división clásica de la basura entre orgánica e inorgánica, sin embargo; en la actualidad existen otras clasificaciones más específicas que operan considerando el tratamiento que debe recibir cada tipo. Dentro de nuestro país, específicamente en la Ciudad de México, este año se implementó una clasificación que divide la basura en cuatro grupos distintos.

El primero es el de los inorgánicos reciclables, que, evidentemente, son aquellos que pueden volver a usarse; aquí se incluyen los plásticos y el PET, el aluminio, el vidrio, la madera, los textiles y los cartones. Después nos encontramos con los inorgánicos no reciclables, que, como el nombre indica, son aquellos que no se pueden volver a usar, como los zapatos, los cepillos de dientes, los preservativos, curitas, cotonetes, toallas sanitarias y otros productos de este tipo, lápices, bolígrafos y colillas de cigarros; cabe mencionar que, aunque nada de esto es reciclable, si puede llegar a ser reutilizado para la generación de energía eléctrica. Después está la basura orgánica, como la comida, huesos, restos de jardinería, etc. Finalmente están los residuos especiales, que sólo se recogerán en días especiales, e incluyen objetos como los televisores, refrigeradores y otros electrodomésticos, colchones, muebles, etc.

Entonces, si estás interesado en encontrar un contenedor de basura que te permita realizar esta importante separación de la basura, acércate a ZUMA, donde contamos con todo tipo de contenedores de toda clase de tamaños y fabricados con la más alta calidad.


Equipo Zuma:
Mariel Mendieta
442 590 4593
Lourdes Hernández
442 126 1794
Jose Sosa
442 876 3547

Los Cabos, BC
Gabriel Arias
664 440 6396

Edo Mex
Oscar Ortega
553 470 7689

Fuera de Horario
442 104 9013
You've just added this product to the cart: